Author
Entre Nos Carlos David Santamaría Ochoa

Date
13 Ago 2019(15:13:14)




Imprimir

No cabe duda que uno de los grandes regalos de al vida es el hecho de contar con un empleo que nos permita tener ingresos que ayuden a que la familia pueda subsistir. El empleo es una bendición por donde quiera que se le vea, y es la contraparte a las políticas paternalistas y equivocadas de un presidente que quiere una nación de flojos, donde todos cobren para no tener que delinquir, justificando así actos violentos e ilegales.

Y hay quien asegura que es el gobierno el que debe encargarse de fomentar el empleo, crear fuentes de trabajo y contratar a los que no tienen esa maravillosa oportunidad. Nada más falso que ello: el gobierno no es un empleador, no al menos, fuera de la carga burocrática que ya tiene desde siempre.

Se exige al gobierno que cree fuentes de empleo, cuando corresponde, básicamente, a la iniciativa privada crear recursos y oportunidades para que todos tengan que ganar y ellos ganen, propiciando una espiral de recursos positiva en la población.

Cuando no hay empleo, la gente culpa al gobierno; en el caso de Tamaulipas, ni modo de culpar al gobernador Cabeza de Vaca porque hay desempleo: el fenómeno crece significativamente en el mundo entero y Tamaulipas no es la excepción: hay mucho qué hacer en ese sentido, y los gobiernos propician ambientes favorables para que la gente pueda animarse a invertir.

De esa forma crecieron y se desarrollaron los parques industriales en la zona fronteriza y otros lares, provocando un incremento muy importante en fuentes y puestos laborales, que, aunque han sido criticados por muchos por los salarios prácticamente insuficientes, sí han jugado un papel importante en la economía familiar.

De esa forma hubo un “boom” industrial en la entidad que nos ubicó muy positivamente en cuanto a creación de oportunidades laborales. Hoy, cambia el panorama y hay oportunidades para los que tienen estudios relacionados con la energía eólica entre otros temas, mismos que ha fomentado el gobierno del estado.

Y dentro de la gente que necesita trabajar hay un universo importante de personas con discapacidad, así como adultos mayores, que han sido atendidos en otros programas oficiales tamaulipecos, y hoy tienen la oportunidad de desenvolverse en puestos laborales, para llevar a su casa el sustento que la naturaleza, muchas veces, les ha negado a conseguir.

En ese sentido, es importante ue sepamos que ha habido 135 vacantes para personas con estas características según datos de la Secretaría del Trabajo, y entonces hay menos angustia en igual número de familias tamaulipecas, que ya tienen al menos un salario decoroso para sobrevivir.

Dicen las autoridades del gobierno estatal que a través de las ferias del empleo han logrado colocar a 114 personas, con discapacidades auditiva, visual, motriz o mental en empresas del sector comercial, industrial y de servicios logrando que se queden a trabajar como operadores, cajeros, almacenistas o intendentes, entre oros puestos.

Se ha atendido a 343 varones con discapacidad y a 162 mujeres según datos oficiales, de los cuales, se han colocado 3º varones y 3 mujeres en los puestos que se ofertaron en su momento y hoy se devengan por este grupo de personas que requiere apoyos especiales.

Y mucho más se puede hacer: se hacen esfuerzos porque haya más seguridad que se reflejará en puestos laborales, y en ese sentido, muchos tamaulipecos podrán gozar de una plaza laboral, lo que significa poder llevar a casa el sustento, principio básico de una vida social tranquila.

Nos falta mucho más: sí, pero penamos que se está avanzando a buen paso, lo que debemos, por una parte, aplaudir, y por otra, apoyar con lo que tengamos a la mano, para que ellos tengan la oportunidad quela vida les arrebató y como seres humanos merecen totalmente.

Comentarios: columna.entre.nos@gmail.com
Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account