Author
Gastón Monge EnLíneaDIRECTA

Date
23 Mar 2020(18:21:13)


Imprimir

-Dice presidente de Canirac que no aguantarán 10 días más esta crisis.

Nuevo Laredo, Tamaulipas.-Los efectos económicos ocasionados por la contingencia sanitaria que se vive en esta ciudad ya provocó serios estragos económicos en la industria restaurantera de la ciudad, al tener hasta un 70 por ciento menos en las ventas, además de pérdidas millonarias por falta de clientes, aseguró Viviano Vázquez Macías, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac),

Dijo que solicitó al secretario técnico de esta agrupación emita un comunicado en el que se cuantifiquen las pérdidas económicas sufridas por el ramo gastronómico hasta este momento, y saber cuánto se ha dejado de vender por dicha situación.

Algunos empresarios ya establecieron los paros técnicos en sus negocios, y los que tenían turno y medio o dos, solo abren uno solo, por lo que aplicaron descansos de cuatro por tres de trabajo, aún sin despedir personal.

Pero dijo que dos banqueteros ya cerraron sus negocios, “pero nosotros no hemos cerrado porque aún damos servicio y de operar al 50 por ciento y bajos las medidas sanitarias recomendadas por las autoridades”, explicó.

Asimismo, mencionó que la situación para esta importante industria que aglutina en la ciudad a unos 70 establecimientos, es crítica, ya que operan en este momento a la mitad de su capacidad normal.
Y es que la Coordinación estatal para la Prevención de Riesgos Sanitarios (Coepris), ordenó a este gremio separar las mesas de los comensales 1.5 metros entre una y otra, para evitar el contacto, con la finalidad de bajar a la mitad la capacidad de todos los establecimientos.

“Lo primero que hicimos es una reducción al 50 por ciento, pero de ese 50 por ciento, solo estamos vendiendo un 25 por ciento, es decir, que dejamos de vender hasta un 70 por ciento menos debido a las medidas sanitarias”, explicó el representante de los restauranteros de la ciudad.

Sin embargo, hay establecimientos que no tienen la misma capacidad que otros, y sus ventas ya son de hasta el 80 y 85 por ciento menos, lo que de acuerdo a Vázquez podría ocasionar el cierre y despido de empleados en 10 días, si la situación no mejora.

Bajo estas condiciones, advirtió el empresario que será imposible sostener un negocio de este tipo, ya que se tiene que pagar servicios, salarios y los gastos de operación, “pero todos implementamos una página de internet y habilitamos el servicio a domicilio en algunos casos, sin costo, y no hemos tenido respuesta ya que entendemos que están guardados en sus casas en donde comen”, expreso con preocupación este empresario.

Como ejemplo, dijo que si antes vendían 100 pesos, en este momento solo venden 25, pero ante la disyuntiva de tener que espera no un mes sino 12 semanas hasta que los efectos más drásticos de esta enfermedad comiencen a disminuir, comentó que muchos de esos 70 restauranteros podría no aguantar y cerrar sus negocios con el consiguiente despido de sus empleados.

En caso de que la situación empeore y el gobierno federal declare al país como zona de desastre, se les pagará a los trabajadores al menos el salario mínimo, tal y como lo establece la Ley Federal del Trabajo, lo que ocasionaría no solo el cierre de muchos negocios, sino la quiebra de sus propietarios, “porque vamos al día y no podremos aguantar más tiempo, porque no tenemos dinero para una liquidación”, expresó.

Deja un comentario


Create Account



Log In Your Account